Ocio para peques

Una guía para padres inquietos

Mi profe favorito

Deja un comentario

Ayer me acordé de un profesor que tuve en el Colegio (estudié en el Liceo Italiano), que no creo que fuera el mejor ni el peor, pero me encantó. Se llamaba Rocco Cambareri y era poeta. En esa época yo no entendía por qué el profesor Cambareri no aparecía durante días y días por el colegio y siempre que aparecía era para leer poesía.  Ahora como escritora, creo que se trataba de la inspiración; lo atrapaba en casa y ya no podía salir. Todavía guardo un libro suyo titulado “Frantumi de cristallo” (Pedazos de cristal). Al final algunos padres se cansaron y presionaron al colegio para que nos cambiaran de profesor, así que perdimos al poeta.

También me acuerdo de una profesora de historia que se llamaba Carla Castelletta. Ella dijo en clase una cosa en la que nunca me había parado a pensar y que se refería al idioma español y al italiano. Dijo algo así como que en español de dice “la mujer de..” y en italiano “la moglie di…”; por lo que parece que en español una mujer no es mujer hasta que se casa. Siempre recordaré esa anécdota y otra situación muy graciosa con ella. Resultó que en un momento dado nos cambiaron de profesora y no nos gustaba la nueva, así que quedábamos con “la Castelletta” (así la llamábamos) para que nos diera clase de historia en un parque. Recuerdo que se partía de risa viéndonos a todos tirados por el césped escuchándola hablar de la Revolución Francesa. Ella me hizo recordar el año en el que empezó la revolución: 1789 (nunca lo olvidaré, es un número fácil de recordar).

profe en el parque

En la universidad los profesores eran diferentes, mucho más distantes, en esas aulas enormes como anfiteatros, en las que hacía un frío tremendo a las 8 de la mañana y había siempre una nube de humo de tabaco sobre nuestras cabezas porque entonces sí se podía fumar en las aulas. Recuerdo que en la facultad de Derecho tuvimos algún profesor que era una eminencia del mundo jurídico y a la vez un profesor absolutamente insoportable. Y es que está claro que no es lo mismo tener conocimientos que transmitirlos. Un profesor de derecho político que tuvimos, hablaba siempre de su úlcera de duodeno y jamás entendíamos nada de su clase salvo el tema de su úlcera. Pobre.

También viví momentos muy graciosos en la universidad, que no olvidaré. En una clase de Derecho Procesal con un profesor de cuyo nombre no me acuerdo, estaba explicándonos cuál era el tribunal competente para asuntos de herencias y recuerdo que dijo “El tribunal competente es el del domicilio del finado”. Nos quedamos todos mirándole con cara de estupefacción y nos dijo: “El muerto, señores, el muerto”. En toda nuestra vida no habíamos escuchado hablar de finado sino de muerto. Fue revelador.

Desde que terminé la universidad he hecho cursos de todo tipo relacionados con el Derecho. Pero nunca olvidaré una clase que consideré magistral, con un magistrado  (valga la redundancia) del Tribunal Supremo, que nos contó todos los entresijos de ese tribunal y de cómo se “peleaban” con el Tribunal Constitucional sobre qué era competencia de uno y de otro. Es decir, que hacían honor a la famosa frase de “Echar pelotas fuera”.

profesor universidad

En alguna ocasión durante mi vida profesional he tenido que dar alguna clase de temas jurídicos y la verdad es que en ese momento te das cuenta de lo difícil que es que un tema a priori tan aburrido como “El contrato de arrendamiento”, pueda resultar incluso divertido si lo explicas de forma muy práctica y haciendo participar a los alumnos.

Me parece completamente admirable cualquier persona que consiga hablar durante una hora de fiscalidad y resulte interesante y divertido. Doy fe de que es posible, porque he asistido a formaciones de temas fiscales y hay ponentes que consiguen captar la atención y que el tema resulte atrayente.

Doy todo mi apoyo, admiración y cariño a todas las personas que me han enseñado algo en esta vida, por su infinita paciencia y por haber tenido la valentía de querer transmitir su conocimiento. 

¿Y vosotros, hay algún profesor que recordéis con especial cariño?

Artículo de nuestra colaboradora 

ARANTXA

   Aránzazu Alvaro, 

   escritora 

 

 https://www.linkedin.com/in/aranzazualvaro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s